Un periodista en un gran medio recibe más de 100 notas de prensa … y más del 70% no están bien escritas. ‘Corre el rumor’ de que la mayoría de notas ni siquiera son leídas por el redactor que las recibe. Debe ser cierto porque, para empezar, es físicamente imposible para alguien atender esta catarata de informaciones aunque, por supuesto, TODAS SEAN LO MÁS IMPORTANTE que puede recibir ese día.

Malas noticias: lo que os imagináis que es trascendental y que SIN LUGAR A DUDAS debe ser publicado por los medios, generalmente no tiene más relevancia que la que le damos nosotros, los emisores. Ese premio recibido, esa ponencia impartida, esa intervención no sé dónde… sí, lo habéis adivinado: NO es noticia (a no ser que seamos un personaje muy, pero que muy relevante). Tranquilos, siempre nos queda la prensa especializada que, si lo que les contamos es interesante, nos lo publicarán encantados.

Así que más nos vale escoger muy bien qué comunicamos y, sobre todo, cómo. ¿Cuántas notas de prensa llegan a las redacciones con errores tan descomunales que solo por eso merecen no sobrevivir al ‘delete’? Muchas.

Principales errores (e inadmisibles) que incluso grandes agencias de comunicación cometen:

  1. En el asunto del mail aparece ‘Nota de Prensa’. No! Debemos buscar un título atrayente, que llame la atención del redactor al que le mandamos la nota.
  1. El remitente del mail es ‘comunicación’ o ‘prensa’ o cualquier palabra absurda. Es vital que en un primer vistazo el periodista sepa de quién habla la nota. Así que si mandamos una nota sobre, pongamos, Repsol, obviamente el remitente debe ser Repsol o, al menos, la agencia de comunicación que le lleve estos asuntos a la compañía.
  1. Una nota corta vale su peso en oro. No es cuestión de simplificar la noticia hasta el paroxismo pero notas de prensa de más de dos páginas no sirven de nada.
  1. En el cuerpo del mail es necesario un breve resumen (muy breve) de lo que queremos contar. Cuanto más explícito y atractivo, mejor. Para que al periodista no le quede otro remedio que abrir ese adjunto que hemos redactado con tanto mimo.
  1. Otro error muy común aunque parezca mentira: debemos poner una persona de contacto con un teléfono móvil asociado al final de la nota (y del mail) por si el periodista necesita contactar con nosotros para ampliar la información.
  1. La guinda: ¿es posible mandar una convocatoria para los medios sin poner el lugar, o el día o la hora del evento al que convocamos? Pues sí, yo lo he visto varias veces y la reacción, claro, es tirar a la basura la convocatoria (a no ser que sea una rueda de prensa de alguien muy, muy relevante).

Para empezar, aquí dejamos esto. A veces olvidamos que las tecnologías y la sofisticación del llamado marketing NUNCA podrán sustituir a las reglas básicas de una buena COMUNICACIÓN.

Habrá segunda parte de cómo hacer una buena nota de prensa.

por Núria Ribas

One thought on “Si mandas una nota de prensa, que sirva de algo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *